lunes, 12 de noviembre de 2012

El secreto de los Tabonucos / Gilberta Caron

 El secreto de los Tabonucos
por Gigi Caron

Tabonuco, o también llamado “Candlewood” -por su resina fragante e inflamable- es el nombre de un árbol (nativo de Puerto Rico) que lleva alrededor de unos cinco siglos, erguido con absoluta firmeza, sobre la faz de esta tierra.  Puebla mayormente los bosques húmedos de esa isla y las Antillas Menores. Pero también crece en terrenos arcillosos de África y América del sur.
        Se dice de este árbol que es altísimo, y que por eso sus ramas aparecen muy arriba de su tronco cilíndrico y recto. Y su copa -de un verde oscuro bien intenso- siempre despunta por sobre el dosel del bosque, alcanzando una altura de hasta 36 metros.
       Sus hojas exudan un agradable aroma a pino, y su fruto es similar a oblongas aceitunas con una semilla adentro. También dicen que su tronco se planta en el suelo como la imponente y áspera pata de un elefante gris.
       La resina del tabonuco es transparente como ámbar, y al contacto con el aire se vuelve algo más blanco y denso. Se lo ha usado por siglos para velas y antorchas, botes, canoas, inciensos y hasta propósitos medicinales. Pero más allá de que sea un ejemplar bastante útil o bonito, ¿por qué me he sentado hoy a escribir sobre él?
       Sucede que este árbol hace algo –y lo ha hecho por cientos de años-  que me llama positivamente la atención: mientras los otros árboles de su bosque son arrasados por los feroces ciclones caribeños, el tabonuco, estoicamente,  se mantiene en pie. Y no lo consigue de pura suerte con este o aquel huracán.  Lo ha conseguido por siglos.  Tanto que terminó siendo la especie más resistente al embate de una tempestad.
       Mientras un cuarto de su propio bosque pierde follaje y es derribado –o incluso arrancado de cuajo- por vientos huracanados de hasta más de 150 km. por hora, este gigante perdura. Pero hay algo más: parece tener un marcado espíritu aventurero u oculta valentía (o por qué no una gran autoestima de árbol) ya que  siente preferencia por las pendientes y las cimas. Y en lugar de debilitarse ante terrenos escarpados o difíciles, se robustecen y ensanchan su diámetro.

        ¿Pero cuál es su secreto? ¿Cuál es su gran fortaleza?
Sí. Hay una fuerza secreta y un anclaje maravilloso que ha perfeccionado a través de los siglos. Un magnífico mecanismo de supervivencia que resume su éxito.
         A simple vista, estos árboles se encuentran dispersos por aquí o allá, insertándose en paisajes, bosques o planicies, como individuos separados de la misma especie. Pero bajo tierra es otra historia: los tabonucos buscan las raíces de otros tabonucos, entrelazándose amistosamente y formando una poderosa e invisible red. Se buscan de este modo no sólo para protegerse de los huracanes sino también para compartir savia y nutrientes.
        De esta forma, unidos por sus raíces, cuando llega el huracán ningún tabonuco lo enfrentará solo. A través de cada uno de ellos, corre y se despliega la potencia de toda una comunidad sincronizada de árboles hermanos. En los peores casos puede llegar a perder ramas y follaje,  sin embargo los vientos jamás voltearán su tronco.
         Pero hay algo más que me encanta de esta inteligente especie: aunque entrelacen y unan sus raíces, esto no interfiere en el desarrollo y crecimiento particular de cada árbol. No se quitan espacio ni se ahogan, no deforman su crecimiento ni sus rumbos, o sea: no pagan un precio individual por el beneficio derivado de un compromiso en conjunto.  Como tampoco pagan un costo personal por servicios recibidos de otros al momento de enfrentar problemas.
        ¡Han hallado una magnífica forma de aferrarse a sus congéneres y a la vez crecer y dejar crecer en libertad! Y de esta pacífica y solidaria manera proyectan al mundo todo su orgullo propio y también la magnificencia de su especie.
        ¡Cuánto podríamos aprender las personas de una actitud así! ¡Qué árboles sensatos! Si pudiésemos tener algo de la inteligencia de este árbol. Lo repito: aferrarse y ser libre al mismo tiempo.  ¿Suena fácil? Pensalo un segundo y verás qué fácil suena y qué difícil es de realizar en cualquier plano de la vida que te lo propongas.
        Pero su condición benéfica no termina allí, ya que las hojas que pierde son excelente abono para comenzar los cimientos del nuevo bosque que renacerá después del huracán. En síntesis: un árbol aislado puede caer. Pero no puede hacerlo todo un grupo de árboles aferrados por sus raíces. Y además: parece que hay una forma de enfrentar la vida unidos, sin que esto signifique resignar el propio crecimiento ni la individualidad.
        Por supuesto que me encanta lo que proyecta este árbol como metáfora de vida. Estimula mis pensamientos y también siembra algunas preguntas que tal vez con el tiempo me responda.
        Quise compartirlo, porque quizás les agrade esta historia y les aporte algo.
       Al menos a mí me hace pensar que si un árbol ha perfeccionado su existencia de una forma inteligente y solidaria, cuántas cosas el ser humano (que también es un hijo de la madre naturaleza pero además tiene un cerebro) podría solucionar con un poco más de generosidad,  sentido común, o sensatez.
  No lo digo yo, lo dicen los árboles. Y quizás habría que empezar a escucharlos.
 
¡Dejen sus comentarios que son muy bienvenidos! (Importante: insistan con el click en la barra de publicar un comentario hasta que aparezca en amarillo esto: Your comment will be visible after approval. Gracias!!!! ) Gigi:

36 comentarios:

  1. SILVIA LEONOR MAZZEO12 de noviembre de 2012, 15:45

    HOLA GIL COMO ESTAS? ME ENCANTO EL SECRETO DE LOS TABONUCOS, QUE SABIA ES LA NATURALEZA, CUANTO TENDRIAMOS QUE APRENSER DE ELLA NO?.
    CUANDO VOS CONTAS QUE SE ENRAIZAN A PESAR DE LO LEJOS QUE ESTAN UNO DEL OTRO PARA SU SUPERVIVENCIA Y SOPORTE, ES EL EJEMPLO QUE LOS INDIVIDUOS CON RACIOCINIO TENDRIAN QUE TENER EN CUENTA, SON COMO LOS MIEMBROS DE UNA FLIA. QUE A PESAR DE LOS PROBLEMAS QUE HAYA EN ELLA, AL MANTENERSE JUNTOS , LA VIDA Y LOS AVATARES QUE SE NOS PRESENTAN EN EL CAMINO SE HACE MUCHO MAS FACIL SI TODOS NOS MANTENEMOS UNIDOS Y TIRAMOS PARA EL MISMO LADO.!CUANTAS COSAS TENEMOS QUE APRENDER DE NUESTA MADRE NATURA!!!

    ResponderEliminar
  2. Hola Silvi!! Qué alegría encontrar tu comentario! Realmente la naturaleza es tan sabia, tal cual decís! Muchas gracias por visitar mi blog y por tus palabras tan ciertas! Beso!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola Gigi!que linda historia! ¿como la descubriste? Encontre una linda enseñanza sobre la solidaridad pero tambien algo mas personal como aferrarse a otros sin controlar o invadirles sus espacios o tambien crecer en conjunto como sociedad pero sin resignar el propio destino!¡Que buen equilibrio y qué sabiduria! ME ENCANTO! Gracias por transmitir siempre tanta fuerza y claridad!

    ResponderEliminar
  4. Hola Lore! La primera vez que escuché de estos árboles fue algo al pasar en un documental (creo que de National Geographic) pero hablaban de eso entre otras cosas relativas a los bosques de Puerto Rico. Me quedó la idea y entonces investigué más, porque me gustó como metáfora de sabiduría sobre lo que es convivir en sociedad y a la vez crecer libremente como individuo. Gracias por tu comentario!!!! Un beso grande!

    ResponderEliminar
  5. "Qué increíble! Este es exactamente el espíritu del budismo que practico. Es una analogía perfecta, una perfecta metáfora de lo que estoy aprendiendo. Justamente lo más difícil para mí es esto de "pertenecer", "formar parte de" y hacer en comunidad. Pero día a día compruebo lo importante que es que estemos unidos siendo cada uno como es y libre. Cuesta, pero es la única manera de que la transformación individual y la búsqueda de la propia felicidad sean realmente el primer paso hacia el verdadero y gran objetivo, la felicidad de todos. Gracias por este hermoso aporte a mi aprendizaje de hoy.
    Un abrazo fuerte!
    f"


    ResponderEliminar
  6. Hola Flor! Me alegra mucho que esta entrada esté en empatía con tus búsquedas y aprendizajes actuales. Está muy bien la analogía, porque la actitud de estos árboles (si es que se le puede adjudicar a un árbol una actitud) es muy zen. Están realmente en armonía consigo mismos y los demás. Me gusta mucho la idea de estar unidos y a la vez conservar la propia identidad, dentro de una sociedad que siempre tiende a uniformar. Gracias por tus comentarios, siempre edificantes!!! Beso enorme!!

    ResponderEliminar
  7. Gil Gracias por traernos herramientas para entender un poco mas la existencia terrenal!!!!!!!
    ya soy fan de los Tabonucos!!!!!
    beso grande
    mm

    ResponderEliminar
  8. Hola Marceee!!! Gracias a vos por leerme y dejar tu comentario! Ya somos dos fans!! Y qué linda metáfora de la amistad que son esos árboles también! Beso gigante amiga!!

    ResponderEliminar
  9. La union hace la fuerza, los nutrientes serian lo que puedo aportar al otro y lo que me puede aportar a mi para crecer en lo personal , sin perder la vision de conjunto ... me recuerda al vuelo de los gansos , otra maravilla de la union y el apoyo mutuos. Maravilloso tu comentario , gracias por compartirlo , por pasarnos "tus nutrientes"... La Naturaleza es tan SABIA , que nos brinda todo a manos abiertas , lastima que solo le arrebatamos lo que creemos necesitar de ella y el resto queda ahi... a la espera de ser descubierto .. Bsss!!

    ResponderEliminar
  10. Muy Bueno! Gracias por compartirlo! Estela

    ResponderEliminar
  11. Hola Pachi querida!!!! Gracias por leerme y comentar!! Estoy de acuerdo, ¡es clarísimo en el relato lo del famoso refrán! "La unión hace la fuerza" pero además celebrando el crecimiento personal propio y del otro!! Algo que es tan importante! Te mando beso enormeeee y de nuevo gracias por estar y compartir!! Como dijo una amiga "un abrazo tabonuqueño"!!

    ResponderEliminar
  12. Gracias Estela! Me alegra que lo leyeras y te haya gustado! Beso!!!

    ResponderEliminar
  13. ME PARECE HERMOSO COMO METAFORA DE LA AMISTAD GENUINA. SALUDOS!

    ResponderEliminar
  14. Que linda historia!!! ME encanto!!!!!

    ResponderEliminar
  15. GRACIAS!! Por dejarme entrar a tu espacio y regalarme esta hermosa metafora... Yo elijo ser un "tabonuco" y me emociona ver que por suerte (y doy gracias a la vida) uno mis raíces con otros "tabonucos" que me hacen cada vez mas fuerte. GRACIAS GI, voy a compartir el blog con mi mamá porque quiero que tambien lo lea. Un beso!

    MACA

    ResponderEliminar
  16. Hola Maca!!! Qué alegría encontrar tu mensaje! Y claro que sos un "tabonuco", porque sé que tu manera de crecer es generosa y uniendo fuerzas con los otros para verlos crecer también! Y si me gustó esta historia es porque también me siento identificada:) Te mando un beso enormeee y gracias a vos por pasar y dejar estas lindas palabras!!

    ResponderEliminar
  17. Marianitaaa!! Gracias por leer te mando un beso grandeee!

    ResponderEliminar
  18. me gusta su nombre en ingles "candlewood" porque ademas de unir fuerzas y compartir raíces,
    sería un árbol que ilumina? ¿que sirve para iluminar?

    ResponderEliminar
  19. Hola Gigi!!!! cada cosa que compartís es un aprendizaje hermoso. Besos desde Villa Mercedes! Besitos,
    Laura.

    ResponderEliminar
  20. Hermosa historia. Una vez más la "madre tierra" " La Pacha mama" nos invita a observar y aprender de la humildad silenciosa que ella profesa. Gracias por compartirlo. Bellísimo y me voy a dormir con una hermosa lección. Grace S.

    ResponderEliminar
  21. (A mí también me gusta su nombre en inglés! Y me gusta la imagen de un árbol que ilumina.) Gracias Grace, gracias Lauri! Gracias a todos los que escriben comentarios! Los textos se resignifican en sus palabras! Beso grande!!

    ResponderEliminar
  22. los tabonucos sean tal vez el modelo de las grandes sociedades secretas que ha habido en el mundo, pero no creo que en el sentido más profundo de sostenerse en libertad que tan bien analiza Gilberta, sin pagar un precio, ni obediencia a nadie. Una vez más la naturaleza es nuestra gran maestra!!! Gracias , Gil, también , una vez más!!

    ResponderEliminar
  23. Hola! Me encantó tu comentario porque no lo había pensando de esa forma, como modelo de una sociedad secreta; aunque tal como decís, en ese caso se manejan costos personales y obediencias. Me inclino por la sabiduría de la naturaleza que es siempre desinteresada y benéfica! Muchas gracias por tu comentario!!!

    ResponderEliminar
  24. hola! lei un poco mas arriba la comparacion con una sociedad secreta y creo que si, que e sun modelo que encaja muy bien eso. Pero segun tengo entendido la diferencia es que en esas sociedades las obligaciones por los favores son compromiso que no se discute. estos arboles son una sociedad secreta pero que parece no invadir la libertad individual...¡interesante! me gusto mucho, saludos y GRACIAS!

    ResponderEliminar
  25. A lo que me refiero es que una sociedad secreta poderosa no estaria muy de acuerdo en esto que decis,
    "no pagan un precio individual por el beneficio derivado de un compromiso en conjunto. Como tampoco pagan un costo personal por servicios recibidos de otros al momento de enfrentar problemas", saludos!

    ResponderEliminar
  26. Exactamente! Como dicen en inglés "It makes the difference!" Pero no es necesario llegar a una sociedad secreta para que eso ocurra. En las relaciones interpersonales cotidianas también sucede porque las personas siempre estamos negociando cosas. Pensar en algo como la "generosidad tabonuca" puede sonar utópico. Pero no está mal meditarlo un poquito porque tampoco es imposible! Besos!

    ResponderEliminar
  27. Gracias Gigi...!
    Te escribo con mis ojos húmedos de emoción luego de leer tus palabras...
    Un abrazo "tabonuqueño"!!!!
    Vivi.

    ResponderEliminar
  28. Hola Vivi! Me alegra que te haya gustado y emocionado! Gracias por tus palabras y otro abrazo "tabonuqueño" para vos!!!

    ResponderEliminar
  29. Gigi: me recomendó una amiga que viniera a leerte y me encontré con esta hermosa historia.
    Me encantó. Por la historia. Por su mensaje.
    Muchas gracias! Un beso!
    NATI

    ResponderEliminar
  30. un secreto maravilloso. Gracias!!

    ResponderEliminar
  31. Gracias por darme a conocer este secreto de la naturaleza y tan sabia reflexión.
    No es un secreto para mí que este blog está lleno de arte y sabiduría, gracias!

    ResponderEliminar
  32. Hola Gigi... por fin pude sentarme a leer tu nuevo blog. Precioso! Sin desperdicio! Lo voy a comentar y compartir entre mis redes. Todavia muchos de mis amigos y conocidos aqui en NY estan afectados por Sandy que nos toco a todos tan fuerte. Y es asi como vos decis. Aquellos que teniamos una red de apoyo fuerte sobrevivimos al embate del huracan mucho mejor que quienes vivian aislados del contacto humano tan necesario en todo momento pero mucho mas en casos extremos. Besosssssssss!

    ResponderEliminar
  33. HERMOSA HISTORIA, GRACIAS POR COMPARTIRLA. SALUDOS!

    ResponderEliminar
  34. Hola Marie! Qué bueno que pudiste leerlo, y gracias por este comentario! Ustedes conocieron con Sandy lo que es realmente enfrentar un huracán...Y ahora que lo decís me imagino el paralelismo. Los que tenían una red de apoyo pudieron sortearlo mejor. Espero que todos los neoyorquinos terminen de recuperarse pronto!! Te mando un beso gigante desde acá y de nuevo gracias por tus palabras! Besossssss!

    ResponderEliminar
  35. Hola!
    Me ecanto tu publicacion, y si, podre sacarle algo de provecho.

    Muchisimas gracias por compartirlo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  36. Hola Mario! Me alegra que te haya gustado esta entrada y te deje algo! Gracias a vos por tu comentario! Saludos!

    ResponderEliminar