jueves, 24 de noviembre de 2011

Algunas ideas para pensar/ A ocho minutos del sol

Algunas ideas para pensar III
por Gilberta Anatonia Caron
A ocho minutos del sol
Imaginemos esto: hace pocos minutos contemplamos un deslumbrante cielo, y el sol acaba de ponerse bajo el horizonte, en un festival de luz hipnótica y colores imposibles. Permanecimos ahí, conteniendo el aliento en los últimos segundos -en que la impactante moneda de fuego se escurría en la distancia- pensando cuánta belleza está al alcance de la mano, en algo tan simple, tan natural, como un bello atardecer. Naturaleza espectacular y arrasadora de sentidos. ¿A quién no lo ha dejado alguna vez sin palabras un momento así? Ahora que lo imaginamos juntos, te pregunto esto: ¿Sabías que la luz del sol tarda aproximadamente ocho minutos y 18 segundos en llegar a la Tierra y, por ende, cada vez que admiramos a esa maravilla de fuego que nos provee luz y vida, no lo vemos como se muestra en su presente sino como se hallaba aproximadamente esa franja de tiempo atrás? El sol siempre nos proyecta su pasado. Si ahora mismo desapareciera, nos llevaría ese tiempo darnos cuenta. Sí, es así. Aunque te parezca increíble: el sol atrasa. ¡Ja! Bueno, no el sol. Nuestra visión del sol, es la que atrasa aproximadamente eso. Con este dato curioso podemos maravillarnos con lo relativo de la concepción de tiempo (pasado-presente-futuro) cuando la interacción del hombre y lo que lo rodea (o en este caso del “observador” y “lo observado”) es algo más mágico e interactivo. Cuando pretendemos estar experimentando el mundo en irrefutable presente, observamos un sol que se ha puesto hace ocho minutos, o una estrella que ha brillado así cuatro años atrás. (La estrella más próxima (que no es el sol) se encuentra a cuatro años luz de nosotros, por eso la vemos resplandeciendo como lo hacía en algún instante de su pasado! Evidentemente todo es bastante más mágico de lo que parece. Pero no por eso menos real. ¿O sino cómo es que suceden estas cosas? Pero acá vamos con la segunda idea…

Todo fluye todo cambia
El pensamiento oriental –a diferencia del occidental- siempre ha enfatizado que las cosas de este Universo no se encuentran separadas, volvemos al ejemplo: (observador/hombre-observado/sol) sino que se hallan en una armónica interrelación. Pero no sólo eso, sino que esa red de relaciones -entre todo lo que existe- no es algo rígido ni permanente. Su condición es mutable, porque todo va fluyendo de un estado a otro, así como lo hacen las diferentes estaciones a lo largo del año o la infinita red de fenómenos variables que se observan en la naturaleza. Por eso es que para los budistas -la base y causa del dolor- es querer apegarse a cosas fijas, cuando eso no es el curso natural de la vida. Porque todo siempre cambiará. Cuando intentamos aferrarnos a aquello que nosotros vemos como persistente, en realidad nos apegamos a eventos pasajeros. Por eso me pregunto si -además de la idea de lo relativo del tiempo- también no sería interesante explorar cuánto habrá de sabio en buscar la verdad en la transformación y el cambio y no en un ilusorio deseo de permanente inmutabilidad.

Por último: ¿Cómo y con qué vemos lo que vemos?

Lo que nosotros observamos no es la realidad misma, sino la realidad al alcance de nuestra capacidad de aproximación e interpretación. Y el hombre realiza su aproximación de acuerdo a sus cualidades mentales y emocionales –y por supuesto culturales- decidiendo de algún modo la forma y contexto de esa realidad. Si cambian las características de su “instrumental de observación” (o sea de lo que dispone en sí mismo para decodificar esa realidad), cambia el resultado de su encuadre y aproximación. Y por supuesto cambia finalmente lo que ve. Más fácil: una persona “en la condición de sentirse triste” o una persona en la condición de “sentirse alegre” nunca verán lo mismo. Uno verá naranja opaco lo que el otro ve naranja brillante, uno verá con optimismo lo que otro ve sumido en un mar de decepción. Entonces, para finalizar: más allá de la realidad, nosotros generamos realidad. Nuestra perspectiva genera realidad. Nuestro estado de ánimo genera realidad. Y lo que nos rodea puede ser tan relativo como nuestra aproximación. Y eso no está nada mal. Hace a la vida bastante misteriosa. Maleable. Y a nuestro entorno algo tanto más flexible, como para no ahogarnos en un vaso de agua pensando que las cosas “son sí o sí tal como las vemos”. O incluso pensar que si ahora son así no podrán cambiar. Porque sí pueden cambiar. Observar la vida con una mirada más curiosa y menos aferrada a lo invariable es una buena antorcha para alumbrar sentidos nuevos. Usando la primera idea de esta entrada como metáfora: Así como ese sol se convierte -casi por espejismo- en nuestro atardecer aquí y ahora, ¿cuántas otras cosas habrá que convertimos en aquello que se desea tener o percibir? Simplemente porque decidimos verlas de ese modo, honrarlas de ese modo, nombrarlas de ese modo, y muy probablemente… ¡así serán!

Una yapita: Azul cósmico y rojo galáctico, colores de las cosas que vienen o se van…Los científicos encontraron últimamente que mediante el color se puede diagnosticar la condición de cercanía o lejanía de la materia que compone el Universo. (Por ejemplo, una galaxia) Lo que en el telescopio se aprecia en rojo (me gusta llamarlo rojo galáctico) se encuentra más lejos o en situación de alejarse. Por el contrario, lo que se acerca –o en condición de acercarse- se manifiesta en azul (entonces azul galáctico también!). Dicho sea de paso y haciendo una analogía con las relaciones humanas: ¿estos colores –por ejemplo en el amor- no serían al revés? Azul para la distancia y la melancolía, y ¡rojo encendido para la pasión! Pero bueno, como dije antes, todo es relativo y según de donde se lo mire…y además, en la inmensidad de lo cósmico y la versatilidad de lo terrenal… ¿Quién decide exactamente cada cosa cómo es? (Autora: Gilberta Anatonia Caron)

¡Dejen sus comentarios que son muy bienvenidos! (Importante: insistan con el click en la barra de publicar un comentario hasta que aparezca en amarillo esto: Your comment will be visible after approval. Gracias!!!! )

19 comentarios:

  1. 14:20
    Gabriela dijo...
    "Que sea al sol... que sea al sol... y si es en el campo... mejor" Es tan cierto que el sol tiene edad, como real cada poro que se eriza al ver un atardecer de la mano de alguien amado. Nadie quiere que se escurra el tiempo, que pasen los años, que el amor conculuya.. Me llevo la imagen del sol, perfumada por tus palabras, otra noche, se plaga mi cabeza de imágenes puras, de vida, de un tiempo sin tiempo, de creer. Mirar al sol, sentirse vivo, CREER en el amor! Gracias GIgi!! Briela

    ResponderEliminar
  2. Hola Gigi!me gustan tus "Ideas para pensar" porque es como si le pusieras a la vida un prisma de colores para ver mas cosas...mas sentidos,algo asi! y tambien siempre aprendo algo nuevo!Tu mirada es abierta y abarca mucho, y si me haces pensar, beso!

    ResponderEliminar
  3. y si,las personas el mundo todo sigguee siendo un misterio, y mejor que sea asi en algun punto!me gusta la idea de que la mirada de uno crea realidad (el tercero)y me gusto saber d elos colores del cosmos!!!!que poetico!felicitaciones y saludos!E

    ResponderEliminar
  4. ADEMAS DE PENSAR COMO TE GUSTA LA ASTRONOMIA...PERO ESTA BUENO COMO VAS DE LO MAS COTIDIANO A LO MAS ETEREO...Felicitaciones, saludos!

    ResponderEliminar
  5. los filososfos de todos los tiempos siempre se preguntaron que era el tiempo..creo que a veces citas a Einstein en tu blog..a mi me gusta esta frase de el que dice: no me preocupo por el futuro porque llega demasiado rapido! saludos!

    ResponderEliminar
  6. Hola Gigi, me gustaron muchas ideas pero me quedo con esto"Nuestra perspectiva genera realidad. Nuestro estado de ánimo genera realidad." Pienso que es asi! te felicito por caercarnos siempre sabiduria y belleza, te quiero amigaaaa, Gaby!

    ResponderEliminar
  7. "nosotros generamos realidad", qué cosa tan cierta y tan benéfica. Generamos belleza, generamos salud. Con nuestra mirada hacemos a algo, o a alguien, ser bello. Con nuestra alegria podemos curarnos. Generamos magia, y podemos hacer "mágico" a alguien, bañándolo con nuestra propia poesía. Todo es relativo, nosotros lo transformamos con nuestra mirada y nuestra actitud. Pensando en esto podemos sentirnos afortunados.

    ResponderEliminar
  8. Por allá arriba dijeron "Le pones un prisma a la Vida"... y la verdad es que si! jajajaja. Me gustó esa idea (totalmente desconocida pero altamente atractiva) de que nunca podemos ni podremos ver al sol en su presente sino constante y eternamente en su pasado. Es cierto lo de las cercanías por colores... creo haberlo leído por ahí. Mi teoría es que Dios formó todo en perfecta "armonía" para cumplir un plan perfecto; Con esto quiero decir que a medida que los años pasen y ese plan se revele segundo a segundo en cada entidad u objeto, aprendemos cosas nuevas y asombrosas. Me gustaron tus reflexiones (como siempre). Besos Gigi!!!

    ResponderEliminar
  9. Queridos amigos: gracias por sus hermosos comentarios! Me honran con sus palabras y además ustedes siempre iluminan y dan más sentido a lo que escribo! Se valora mucho este ida y vuelta! Gracias por tanta buena onda y por acercarse a pensar y decir!!! Besos a todos!!! Gigi

    ResponderEliminar
  10. gracias Gigi por escribir cosas que expanden la conciencia y el espíritu.

    ResponderEliminar
  11. Hermoso!! me lo leí todo y lo mejor es el enlace de un texto con otro. Es material para la edit. donde publicaste el anterior o para cualquiera otra del estilo. Me ganaste porque andás por el cielo, mientras yo ando por las células nerviosas. Te mando algo con imágenes sobre mi tema por el enorme parecido Gracias y beso, Ma.

    ResponderEliminar
  12. Hola Gigi!!!
    Si!!! Nuestra mirada es creadora!!! Y es un hermoso ejercicio imaginar que al mirar emanamos una energía especial que puede ser un deseo, que puede portar un cambio, que PUEDE! Ultimamente lo hago y es muy especial lo que se siente y lo que sucede. Uno se abstrae de los preconceptos, suelta las estructuras y todo se revela nítido, más liviano, nuevo. Calmar la mirada es una de mis búsquedas y me parece genial tu recorrido en este texto.
    Existen datos científicos que sólo nos invitan a creer y entender que un poco más allá del dato está el misterio de la libertad, de dios en nosotros.
    Un camino hacia lo lejano que nos trae de vuelta hacia lo profundo. Por eso me parece maravilloso lo del rojo y el azul: creo que ese "opuesto" que descubriste significaría que hacia afuera ES hacia adentro, hacia el infinito ES hacia mi corazón, hacia dios ES hacia mí mismo.
    Y el tiempo... ya no sabe cómo decirnos que no, que no existe! jaja!!! Gracias por tus comentarios en mi blog!!!
    Beso enorme y
    FELICITACIONES!
    f

    ResponderEliminar
  13. Hola!
    A mí me gusta comparar ese "retraso" del sol, con nuestra propia vida: ¿Cuántas veces percibimos algo maravilloso o importante para nosotros, cuando eso ha dejado de existir?
    Besos Amiga, y gracias por tus ideas compartidas!
    L.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laura... ¡Cuántas veces! Me encantó esa descripción... Una canción para el alma... un recuerdo se hace presente en cada frase, ojalá nos diéramos cuenta cuán maravilloso es todo... antes de que no exista más...
      Hermoso este blog....!

      Eliminar
  14. Mucho para pensar Gigi!! Te quiero y te extanio... sos una gran amiga!! Te mando un beso enormeee.

    Mariana F

    ResponderEliminar
  15. Queridos amigos y amigas: gracias de nuevo por acercarse a leer mis palabras y dejarme saber lo que piensan; por su tiempo, por la buena onda y el cariño! Cada comentario es una luz que re-ilumina lo que escribo. Un abrazo bien grande y todo mi cariño también!! Beso!

    ResponderEliminar
  16. Muy lindo, tu blog es un aire puro y fresco lleno de sabiduría!Gracias por tus palabras escritas (y tambien habladass)mi querida amiga tan maga y tan sabia!Lau

    ResponderEliminar
  17. Excelente la 3º entrega de Algunas ideas para pensar. Aparte de lo original del escrito son muchas las frases que me gustan porque inspiran nuevos planes, proyectos... empiezo con esta:
    "Observar la vida con una mirada más curiosa y menos aferrada a lo invariable es una buena antorcha para alumbrar sentidos nuevos."
    Muchas gracias!!!! Jojo

    ResponderEliminar
  18. Cuánto color...!! y cuantas cosas para mirar y sentir. A veces cuando regreso a casa y miro caminando el cielo, pienso si alguien estará observando lo mismo que llegan a mirar mis ojos...
    Es hermoso como dejas en cada fotografía un sentimiento que puede ser compartido por muchos de los que sentimos el amor por las cosas más comunes...
    GRACIAS POR TANTO APRENDIZAJE!!

    ResponderEliminar