viernes, 14 de octubre de 2016

La vuelta del vinilo / Gilberta Anatonia Caron


La vuelta del vinilo
por Gilberta Anatonia Caron














A comienzos de la década del noventa, el CD brillaba fuertemente en el firmamento del negocio musical. Las compañías habían encontrado en el CD no sólo un nuevo formato sino la posibilidad de volver a editar y revender cantidades de música ya probada comercialmente.
Pero “nadie tiene la vaca atada”, y hoy el CD está yendo a terapia de pareja junto con la discográfica, intentando salvarse de una inevitable ruptura. Como suele pasar en esos momentos de crisis, otra figura irrumpe y se inserta como objeto del deseo: un viejo amor que alguna vez lo fue todo y mucho más: el vinilo.
Sony Music lanzó -en mayo de 2015- quince vinilos de rock nacional reeditados, agotándose en pocos días las 30.000 unidades que distribuyeron a lo largo del país. Volvieron así a la venta en su formato original discos de Pescado Rabioso, Invisible, Almendra, Virus, Soda Stereo. Esto sucede mientras  se pueden bajar los mismos discos gratis de la web.
Vale destacar que es una resurrección de ese arte tal cual se lo gestó. Damián Amato, presidente de Sony Music Argentina, declaró que “sus masters fueron para vinilo, su arte, todo, se editan tal cual se editaron en su momento. Se respetaron todos los detalles, hasta los sobres y todo. Incluso respetando hasta los errores de ortografía con los que salieron originalmente. Nosotros tenemos las cintas originales.”
Y así es que un disco como Artaud, El vinilo de rock nacional más buscado de la historia, ahora tiene su versión al alcance de todos en una multinacional. (Encima con su incómoda tapa irregular que en su momento nadie sabía cómo acomodar en las bateas o en sus casas).


Pero, ¿por qué ahora? ¿Qué fue lo que lo revivió? ¿Ferias de intercambio? ¿Disquerías para fanáticos? ¿Reuniones de nostálgicos? ¿Y es casualidad que suceda en momentos que las disquerías venden más cafeteras y lavarropas que CDs?
Es obvio que no hubo una iluminación colectiva de los CEOS de las discográficas sino la sensación de que estaban perdiéndose un negocio.
Sony, por ejemplo, es dueña de los catálogos originales de RCA, CBS y Microfon, que contemplan discos memorables de muchos grupos nacionales, entre ellos Almendra, Pescado Rabioso, Invisible, Sui Generis y Soda Stereo.  El mismo Damián Amato de Sony lo confirma con estas palabras: "Hay un nicho muy interesante de consumidores de vinilos que crece día tras día. Al detectar una necesidad del mercado, surgió este proyecto."
El pibe que en los años noventa era parte de una minoría que frecuentaba ferias de usados comprando o canjeando discos de pasta -cuando lo progre era escuchar CD- ahora es alguien que está en la vanguardia comprando vinilos nuevos y en flamante estado a una multinacional.
Las disquerías de usados, o el Viejo Parque Rivadavia se hacen carne ahora en las grandes discográficas mostrando –estas últimas- cómo manejan las tendencias de consumo. Más allá de lo que podamos andar en pequeños círculos haciendo de las nuestras, tarde o temprano son ellas las que siguen marcando el ritmo de la música que vamos a escuchar y en qué formato.
Me pregunto si no estaremos un poco cansados de gastar dinero  en algo intangible. El vinilo no sólo nos ofrecía la música, sino que junto con su arte de tapa nos estaba contando la estética y personalidad de un artista o un grupo, quiénes eran, a dónde apuntaban y eso creo que indudablemente jerarquizaba no sólo su personalidad creativa sino el vínculo con el consumidor. Era algo real que quedaba en nuestras  manos.
Pero también representa un poco la recuperación de algo social: antes la gente se juntaba a escuchar un disco. Era disfrute y era también comunicación. Ahora nos bajamos cientos de canciones a los teléfonos celulares, para escucharlas solos, mientras nos movemos de un lado al otro de la ciudad. Por algo será que dan ganas de volver a tomarse el  trabajo de poner el cuerpo en todo esto en vez de lograr lo que se desea al alcance un click.  
Les propongo una imagen: el super remunerado actor de Hollywood que un día mientras mira su colección de Oscars en su mansión de Bevery Hills, se desespera y necesita volver a un teatro pequeño de Broadway. En uno de esos que cada noche no se sabe si puede llenarlo. Porque “demasiado de todo” cansa, y la ultra facilidad y comodidad de poseerlo todo también aburre.
Los más apasionados y fanáticos sienten el regreso del vinilo como un “Conde de Montecristo” del negocio musical, que -luego de años de olvido- vuelve a tomar el lugar que le robaron y le corresponde.
La parte menos romántica del asunto es si la gente que los compra realmente tiene un “tocadiscos” o si los compra por esnobismo y como “fetiche”.
Un vinilo importado a veces quintuplica el precio de un CD, en un álbum como por ejemplo La canción es la misma de Led Zeppelin (alrededor de $1100). (Y los lanzamientos de Sony que rondaron entre los 330 a 450 pesos, actualmente van de los 600 a 800 pesos aproximadamente). Pienso que tal vez si se reflota una fábrica de vinilo y por ende bajan los precios, ya dejará de volverse un artículo “especial” para perder interés en la comunidad al ubicarse con otros artículos de precio similar en el mercado. Así de contradictorios somos.
Pero más allá de la apuesta comercial: ¿Nos aburrimos de todo y muchas veces volvemos al principio? ¿Tardamos mil años en darnos cuenta las vueltas que dimos para volver a lo primero que tuvimos y que era lo mejor? Quizás es increíble que sea tiempo –en medio de la era digital- de revolver bauleras y lanzar gritos como: “¡Mamá! ¿Vos tiraste el Wincofón?”



*(Los discos que Sony lanzó al mercado en vinilo en 2015 son: el primero de Almendra; Artaud y Pescado 2, con Pescado Rabioso; Durazno sangrando y El Jardín de los Presentes, con Invisible y A 18' del Sol; Colores Santos, de Cerati-Melero; Tango yTango 4, de Charly Garcia y Pedro Aznar; Nada Personal, Ruido Blanco, Doble Vida y Canción Animal, de Soda Stereo; Vida, de Sui Géneris, y Superficies de Placer, de Virus.)

3 comentarios:

  1. muy buena nota!Saludos

    ResponderEliminar
  2. Te felicito por el artículo del vinilo y me gustó mucho el blog en general

    ResponderEliminar
  3. Hola! Muy bueno tu blog me he leido varias entradas y me gusta la variedad de temas que le pones letra y musica! Esta nota del vinilo esta muy interesante porque resume bastante el recorrido del disco en los ultimos años. Gracias por compartirla, te seguiré leyendo! Saludos desde México!

    ResponderEliminar